Blanca montaña…

Para algunos, la nieve es algo habitual, cotidiano, por ejemplo para los que viven en lugares montañosos y helados. Para algunos Santiaguino, también lo es, debido a la cercanía y la importancia que tiene nuestra Cordillera de los Andes. Incluso para algunos (los más pudientes) es un paseo “normal” de fin de semana. En mi caso, la nieve siempre había sido algo lejano, nunca había estado “en la nieve”, quizás en un par de oportunidades por un par de minutos, pero gracias a mi novia, por fin pude “estar en la nieve”

 

Panorámica Valle nevado

Fue un tour que partió muy temprano en la mañana (07:00) que nos llevó de hotel en hotel recogiendo gente, y recién a las 09:00 estábamos subiendo a la cordillera. Farellones y Valle nevado nuestros destinos. Fue un día soleado y agradable, paseamos, disfrutamos y almorzamos en un restoran bastante bueno (Pizza y papas fritas…si, muy sano).

 

 

 

Luego de disfrutar la majestuosidad de la montaña, el contraste del calor del día, con lo frió de la nieve y el viento, el azul profundo del cielo y los colores propios de la montaña, a eso de las 16:00, comienza nuestro viaje de regreso a la ciudad.

 

Definitivamente un viaje lindo, emotivo y que hace mucho tiempo quería hacer.

 

Recuerden que pueden seguirme en InstagramFacebook y Twitter o visitar mis perfiles en 500px y Flickr 😉

 

Nada es como es…

Hace aproximadamente un año y medio escribía una entrada en mi página en la cual hablaba de como cambiaba la vida y el como me fui, lentamente, alejando de la manera en que enfrentaba la fotografía y de lo que lo rodeaba. Hoy, básicamente es la misma idea, ya que  no he podido retomar la misma relación que tenía con la fotografía hace casi dos años. No se si insistir o asumir que todo cambió…quizás nunca debió haber sido como era y esto es como debería ser…quizás, nada es como es.

Amanecer en la Laguna Chaxa

Luces halógenas, rostros, espacios, piel, sombras, personajes desconocidos que confiaron en otro desconocido y que finalmente produjeron una amalgama de lo que se desea con lo que se tiene, lo que necesito con lo que ofreces, un trabajo, un desarrollo. La confianza entregada y recibida otorgó, no tan solo un material visual y tangible, si no que también un desarrollo personal y emocional, por lo menos en mi (no me consta lo que sucedió con “esos personajes desconocidos”).

Curve line...

Me gustaría volver a esas andanzas, a esos proyectos, las sombras, los rostros, los personajes (quizás esta vez no tan desconocidos), a esas confianzas que se crean de manera casi mágica y desinteresada, paradójicamente basadas en necesidades, y volver nuevamente a generar esa fusión, esa amalgama… y darle forma, tangible e imaginaria, pública y personal.

Quizás todo esto es solo una idea, quizas sea real, aunque quizás…nada es como es.

 

Recuerden que pueden seguirme en InstagramFacebook y Twitter o visitar mis perfiles en 500px y Flickr 😉

Nueva sesión con Marcela

Marcela es una persona a la que conocí hace unos 10 años, cuando yo hacia clases en Duoc. Ella fue mi primera “modelo voluntaria”. 10 años después, al pedirle si podía posar nuevamente para mi, accedió de manera inmediata y desinteresada. El maquillaje, al igual que hace 10 años, lo realizó una gran amiga: Paula Caroca, con muy buena voluntad y buena onda.
Los nervios de volver a dirigir a alguien mientras se fotografía, dominar la luz, y poder conseguir las fotos que se tienen en mente, cuesta domarlo, pero creo que se logró. Muchas gracias Marcela por la buena onda y la disposición!

Acá les dejo una muestra de lo logrado en la sesión.

Si desean ver las fotos de ambas sesiones, las pueden encontrar en un álbum de mi Flickr.

Recuerden que pueden seguirme en InstagramFacebook y Twitter o visitar mis perfiles en 500px y Flickr 😉

Recuerdos…

Mi memoria, para aquellos que no me conocen, es uno de mis puntos débiles: ¡Tengo pésima memoria! Confundo historias pasadas, mezclo personajes y hechos. He pasado un par de vergüenzas producto de confundir historias y personas…lo que quizás nunca olvido, es una cara. Puedo recordar a alguien con solo verlo una vez, pero probablemente nunca recuerde de donde lo vi o en que situación lo conocí.

Dicho todo esto, es que la fotografía juega un papel muy importante en el registro histórico de mi vida. Lo fue antes de que empezara a tomarme en serio el tema de la fotografía y lo es ahora, de una manera consciente y “educada”. Es impresionante como una imagen puede traer en un segundo las emociones, los olores…las sensaciones que tenias en ese minuto…

 

Los hechos, personas, lugares y situaciones quedarán archivados por siempre (al menos eso espero) en un registro visual, ayudándome a ordenar, recordar y recrear las situaciones del pasado. Lamentablemente no siempre se anda con la cámara en el hombro, y hay cosas que te pierdes. A veces el escaso tiempo libre de nuestra agitada vida contemporánea no nos deja hacer cosas que desearíamos hacer, pero las cosas importantes, creo que las estoy registrando.

Tome tu cámara, registra tus momentos, compártelos, quizás en 40 años más esas fotografías te ayuden a recordar y recrear cómo eras tu cuando no tenias arrugas y caminabas erguido, sin dolores ni enfermedades, cómo era tu cara sin barba, cómo lucias cuando eras adolescente, de qué color era tu primer juguete o cuán jovenes eran tus padres cuando decidieron traerte a este mundo…

Recuerden que pueden seguirme en InstagramFacebook y Twitter o visitar mis perfiles en 500px y Flickr 😉

El arte

¡Que maravillosas palabras encontré hoy! Y las quiero compartir con ustedes.


El arte es una recreación selectiva de la realidad de acuerdo con los valores y juicios metafísicos del artista.

 

 

El arte da al hombre la experiencia de vivir en un mundo donde las cosas son como deberían ser. Esta experiencia es de crucial importancia para él: Es su salvavidas psicológico. Dado que la ambición del hombre no tiene límite, dado que su búsqueda y logro de valores es un proceso que dura toda la vida y cuanto más elevados los valores, más dura es la lucha, el hombre necesita un momento, una hora, cierto período de tiempo en el cual pueda experimentar el sentido de su tarea terminada, el sentido de vivir en un Universo donde sus valores hayan sido exitosamente realizados. Es como un descanso, un momento de repostar combustible mental hacia nuevos logros. El Arte le da este combustible, un momento de alegría metafísica, un momento de amor por la existencia. Como un faro, alzado sobre los oscuros cruces de caminos del mundo, diciendo “Esto es posible”.

Ayn Rand.


Recuerden que pueden seguirme en Facebook, InstagramTwitter o visitar mis perfiles en 500px y Flickr 😉

 

Tren del recuerdo

09:30 de la mañana de un sábado 12 de septiembre y llegamos a Estación central, donde una locomotora con carros alemanes de la década de 1920 (comprados a Alemania en la decada de 1930) será el que nos lleve a nuestro destino: San Antonio.

 

 

 

 

 

 

3 horas de viaje, que al principio pensamos que se nos harían eternas, pero la verdad, casi ni se notaron. Entre la comida que venden a bordo, el pisco sour y la partida de carioca, de repente… estabamos en nuestro destino.

Lo primero es lo primero: Almorzar, y como estábamos en un puerto, pescado es la opción. Ceviche y Congrio a lo pobre en un restoran al borde del mar :P. Ya son las 15:30 y durante lo que nos quedaba de tarde dimos pequeño paseo por un mercado de pescados y mariscos, el muelle, el borde costero y una feria de artesanías. El tiempo pasó volando…y siendo las 17:45 el sonido del claxon de nuestro tren se escucha a lo lejos y es momento de partir, pero antes…un par de palabras con el conductor y conseguí entrar a la cabina de la locomotora 🙂

 

 

Fue un viaje express, bello, entretenido y que te saca de la rutina y de la inmediatez de nuestra vida cotidiana. 6 horas con el vaivén del tren que me recordó mi vida en mi natal Viña del mar y los viajes a Quilpué donde mi amigo Claudio o esos tramos al colegio evadiendo al inspector.

Fue una linda experiencia que se las recomiendo 100%.

Si prefieres, puedes ver el album de fotos completo en mi Flickr ó Facebook, los cuales seguiré actualizando.

Recuerden que pueden seguirme en Facebook, InstagramTwitter o visitar mis perfiles en 500px y Flickr 😉

Como cuando era niño

Hace un tiempo vi en una feria de antigüedades una cámara muy linda, brillaba, “me miraba”…pregunté su valor y, obviamente, la encontré cars. Busqué en Ebay y un mes después llegó a mi casa mi querida Nikon FG. (25% más barata que la que vi 😉 )

Nikon FG

Nikon FG con filtro de densidad neutra graduado

 

 

 

 

 

 

 

Partí usando un rollo Kodak Proimage100. Feliz con mis primeras fotos análogas, se las mostré a mis amigos fotógrafos y me comentaron sobre “forzar el rollo”. Nunca había tomado fotos con una cámara con rollo, así que no tenia idea de que hablaban.

“Forzar la película es un procedimiento por el cual, usamos una película de sensibilidad determinada a una sensibilidad muy superior. Para ello ponemos de sensibilidad en la cámara la sensibilidad que queremos usar, y disparamos la cámara tranquilamente. A la hora de revelar, habrá que compensar esta sensibilidad aumentando la temperatura del revelador.”

(Fuente Wikipedia)

Luego de unos 3 rollos, empece a forzarlos, de 100 a 200. Los resultados me gustaron, pero queria algo más similar a lo que tenía en mi mente, o al menos mi idea de recuerdo, de lo que era la fotografía de papel de cuando yo era chico. Fue cuando un contacto de Flickr me habló de la película Lomography y me mostró algunas de sus fotos: ¡Me encantó! Era lo que yo recordaba. Así que fui corriendo a comprar un pack de 3 rollos Lomography de 400asa.

 

 

 

 

 

 

 

Al ver el primer rollo revelado quedé feliz. Era lo que mi mente tenia guardada como recuerdo de fotografía de papel de mi infancia.

Probablemente no es el mejor rollo, ni la mejor cámara, o probablemente el revelado tampoco fue el mejor, pero me da los resultados que quiero, y principalmente me da esa sensación que tenia cuando era un niño de 6-7 años que pasaba tardes enteras mirando por los visores de las cámaras que habían en la casa. Finalmente, para mi, en gran parte la fotografía es emociones, sensaciones y hasta el momento esto me está dando como resultado esas emociones.

Acá les dejo algunas fotografías hechas con mi querida Nikon FG y un rollo Lomography 400asa

Y ustedes, ¿toman fotos con cámara con rollo? ¿Que rollo utilizan? Los invito a comentar y compartir sus experiencias.

Recuerden que pueden visitar y seguirme en 500px, Flickr, Twitter, y también en Instagram 😉

Improvisando hacia el sur…

Un gran amigo que actualmente vive en Suiza (www.nunezpedro.com), que también es sonidista y un gran aficionado a la fotografía, vino por un par de semanas a Chile y me dice: “Compadre, ¿te parece hacer un viaje la próxima semana pa’l sur?” Nunca había viajado tan de improviso (ya que tiendo a ser obsesivamente planificado). Lo dudé, lo conversé, y mi novia fue la que me dio el “empujoncito” para ir…Gracias mi amor!

Nuestro objetivo era ir a Las 7 tazas, pero varias cosas sucedieron…

Partimos un día martes a las 06:30 desde Santiago, pero en el camino nos dimos cuenta que el pronostico del tiempo era “Lluvia y vientos intensos”…¿Que hacer? Seguir para adelante no más!

La primera parada fue en Requinoa para el “segundo desayuno”, el infaltable pan batido con jamón y queso! 😛 Al seguir nuestra ruta, llegamos a Chimbarongo: Lindo pueblo, muchas cosas de mimbre, hasta el reloj que hay en la municipalidad! Ahí nos encontramos con la estación de trenes que está abandonada (ya no realiza servicio de pasajeros). Luego nos fuimos a Curicó: La iglesia, la plaza,un café, una breve pausa y rumbo a nuestro destino de almuerzo. ¿El objetivo? El Colo-Colo. Un famoso restaurante chileno ubicado en Romeral donde se dice que sirven las mejores plateadas de Chile. Si tiene la oportunidad de ir, no la pierda. No se arrepentirá.

Nuestro destino final del día fue Talca. Al contrario de lo que muchos dicen en Chile, no encontré que fuese una ciudad fea, me gustó bastante. Comer, un par de tragos y descansar para al día siguiente seguir rumbo al sur, ¿el destino?…Chillán.

 

Mapa de la ruta. Gracias la cronologia de Google maps

Geolocalización de las fotos by Lightroom

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el camino “nos encontramos” con San Javier y Peor es nada, pueblos muy típicos dela zona centro sur de Chile, para finalmente llegar al mercado de Chillan y comprar longanizas, las famosas longanizas de Chillan. Un par de fotos, una vuelta al centro de la ciudad, un café y partir rumbo a nuestro punto de origen: Santiago.

 

Este viaje me reafirmó 2 cosas: 1) Lo mejor que puede hacer uno en la vida es viajar y conocer lugares y costumbres. 2) La amistad es algo que uno debe atesorar y cultivar. Mas vale tener amigos que dinero…eso dicen.

Acá les dejo una muestra de algunas fotografías de este agradable viaje. Para ver el álbum completo acá les dejo el link.

Recuerden que pueden visitar mi página en 500px, mi Flickr y por supuesto seguirme en Twitter, y desde ahora también en Instagram 😉

San Pedro de Atacama

Quien dice que el desierto es feo, solo porque no tiene vegetación está desestimando la belleza de grandiosos paisajes.

El desierto de Atacama, el desierto más árido del mundo, el norte de Chile y sus paisajes. San Pedro de Atacama, ese pequeño pueblo lleno de magia y rodeado de bellos lugares para visitar, cubierto de un cielo esplendorosamente azul.

Hace muchos años que tenia el deseo de visitar San Pedro de Atacama y por diversos motivos, nunca lo había hecho, pero en esta oportunidad Mayo fue la fecha elegida para recorrer lo que más pudimos, junto a mi novia, estos bellos lugares.

Mi Nikon D300s con un lente 18-200mm y mi Nikon FG con una película Kodak ProImage 100 (forzada a 200), una botella de agua y la compañía de mi novia.

Si usted tiene la posibilidad de ir, hágalo, no se arrepentirá.

Acá les dejo una muestra de algunas fotografías. Recuerden que pueden visitar mi página en 500px, mi Flickr y por supuesto seguirme en Twitter, y si lo desean, comenten 🙂

Vacaciones 2015

Durante el mes de febrero, mi polola y yo nos fuimos de vacaciones durante una semana a La Serena, un lugar que ambos habíamos visitado en reiteradas ocasiones, cada uno por su cuenta. Por primera vez lo hacíamos juntos y nos dedicamos a descansar, disfrutar y comer, y obviamente algún paseo tenia que salir por ahí. Valle del Elqui fue el destino.

Acá les dejo una muestra de las fotografías que hice en nuestras vacaciones…

No olviden que pueden visitar mi página en 500px, mi Flickr y por supuesto seguirme en Twitter, y si lo desean, comenten 🙂

Saludos!